Paté fresco de guisantes

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Descubrir los innumerables y sabrosísimos patés vegetales que podemos preparar en casa de forma rápida y sencilla ha supuesto uno de mis grandes hallazgos este año.

Aún así, debo confesar que las versiones tradicionales nos siguen encantando. Es muy difícil decir que no a un buen foie de pato, un paté de hígado de cerdo ibérico, uno de carne de caza o, por ejemplo, un paté de cabracho. Seamos honesto y reconozcámoslo: Tan cierto es que son deliciosos como que no resulta del todo recomendable que los consumamos de manera habitual.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Hay patés vegetales, como la sobrasada vegana que compartí en el blog hace un tiempo, que buscan ser trampantojos a la vista y el paladar de sus versiones carnívoras originales. Otros, en cambio, tienen pretensiones más humildes (¡bravo también para ellos!) y solo aspiran a sorprendernos con su sabor, su textura, su aroma o su versatilidad para emplearlo en la cocina.

Una gran idea es no limitarse a usarlos untados en pan o para mojar nachos o crudités (aunque estas no son precisamente malas opciones). A mí me encantan como salsas para las ensaladas, la pasta o el pollo. Los hay más salados o más dulzones, más finos o en versión rústica, que se toman fríos, templados o indistintamente… Entre sus ingredientes suelen combinar verduras, legumbres, frutos secos, semillas, aceites vegetales, hierbas frescas y especias.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Pronto iré compartiendo con vosotros los que más nos gustan, como el baba ganoush, mutabal o crema de berenjenas, un montón de versiones diferentes del hummus o paté de garbanzos, variantes de pestos, etc., pero hoy os traigo la ultima adquisición: el paté fresco de guisantes.

Ya me contaréis los bueno que está y en todo lo que lo habéis utilizado. Solo es cuestión de saborearlo y dejar volar vuestra imaginación ¡A comer!

INGREDIENTES

  • 250 gr de guisantes
  • 2 cucharadas de tahín
  • 1 diente de ajo
  • el zumo de 1 lima o 1 limón
  • 15 hojas aprox. de hierbabuena fresca
  • ½ cucharadita de sal
  • 1 pizca de comino

PREPARACIÓN

Poner los guisantes en agua hirviendo y escaldar unos 2 min. Escurrir y refrescar con agua fría para conservar su color verde intenso. Colocar todos los ingredientes en la batidora o el robot de cocina y triturar hasta mezclarlos bien y obtener una pasta espesa. A mí me gusta que no quede fina del todo, notando ligeramente la textura de los guisantes y la hierbabuena fresca. En un frasco hermético en el frigorífico puede conservarse durante varios días.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s